The Best Erotic Stories.

El Encuentro Esperado
by Moniqui

Llego al aeropuerto y te busco. Estoy nerviosa pero a la vez muy exitada. Sé como eres porque he visto tu foto, y de repente te veo. Tú aún no me has visto, y te contemplo por un instante. He estado esperando este momento por mucho tiempo, y por fin ha llegado. Te tengo dentro de mi vista, y eres real. Entonces tus ojos se fijan en mí, y siento que salta mi corazón en mi pecho. Empiezas a acercarte a mí y me envuelves en un abrazo muy fuerte y cálido.

"No puedo creer que realmente estas aquí. Es como un sueño," me dices al oido. Entonces me alejas de tí un poco para que puedas mirarme. Me miras profundamente en los ojos y sonríes. En este momento siento el deseo que tengo por tí y te vuelvo a abrazar. Siento tu cuerpo duro junto al mío, y mi vagina empieza a mojar. Me doy cuenta de que el aeropuerto no es el lugar correcto para seguir contigo así, y empezamos a caminar. Tomas mi mano en la tuya y la aprietas. Estoy alegre.

Salimos del aeropuerto en tu carro, y hablamos de mi viaje, de lo alegre que estamos por estar juntos por fin, de todo y de nada. Aún tienes mi mano en la tuya, y no puedo dejar de mirarte. Eres tan guapo y siento tanto por tí. Me preguntas si quiero dar un paseo por el parque, y digo que sí. Llegamos a un parque muy bonito y tu me abres la puerta del carro, como el caballero que eres. Empezamos a caminar, disfrutando del sol, de estar juntos, de poder mirarnos. Hay mucha gente alrededor de nosotros. Nos sentamos cerca de un lago, y nos empezamos a besar, suavemente al principio, y luego con más y más fervor y pasión. Siento tu lengua recorrer mis labios y entrar en mi boca. Chupo tu labio inferior y te escucho gemir muy bajo. Estamos abrazados y los deseos están aumentando. Hemos estado tan absortos en nuestros mismos que no nos dimos cuenta de que toda la gente ya se han ido, y unas nubes oscuras han llenado el cielo anteriormente completamente azúl. No nos damos cuenta hasta que sentamos las primeras gotas frías en nuestros cuerpos. Nos ponemos de pie, y corremos hasta tu carro. Entramos en tu carro completamente empapados y estoy temblando del frío. Decidimos ir a tu apartamento para secarnos.

Entramos en tu apartamento y te pido si puedo tomar una ducha caliente. Puedes ver a través de mi camisa hasta mis pezones duros por el frío. "Claro que sí, pero....."

"Pero que????"

"Pero solo si puedo entrar contigo." Y me guiñas un ojo.

Sonrío y te beso nuevamente, sintiendo la pasión aumentando entre mis piernas. Siento tu pecho contra el mío. Me diriges hasta la ducha, nos desnudamos de prisa, y entramos. Ya estas muy duro, y puedo ver pulsar tu pene erecto. Se me hace la boca agua imaginar tenerlo entre mis labios. El agua caliente siente muy bien cayendo sobre mi cuerpo. Vuelves a besarme y mi cuerpo está quemando por tu toque. Siento tu erección contra mi estomago y lo mueves contra mí cuerpo. Tu boca ahora está en mi cuello, chupándolo ligeramente, lamiéndolo, y haciéndome loca. Ves mis pezones erectos, esperándo tu atención. Susurras, "Eres increíble."

Yo veo el deseo en tus ojos, y me hace aún más caliente por tenerte. Tu boca cierra sobre mi pezón izquierdo y siento tu lengua caliente por todas partes de mi pecho. Manipulas mi otro pezón entre tus dedos y siento que mi vagina está muy mojada. Tomas el jabón y empiezas a lavarme. Lavas mis pechos, recorriendo tus manos sobre mis pezones. Lavas mi estómago y bajas hasta llegar a mi vagina. Mientras besas mi abdomen, siento tu dedo entrando en mi vagina, rozando mi clítoris y cuando entra por dentro, se me corta la respiración. Siento que te necesito más que nunca. Te pones de rodillas enfrente de mí y de repente tu boca está cerrando sobre mi vagina. Gimo y tomo tu cabeza en mis manos, agarrando tu pelo. Tu lengua está por todas partes de mí, en mi clit, entrando por dentro, y siento el orgasmo acercando rápidamente. Chupas mi clit en tu boca, moviendo tu lengua sobre él. La combinacíon del agua acariciando mi cuerpo y de tí acariciando mi vagina me estoy haciendo explotar, pero cuando estoy al punto de venir, te levantas y me besas otra vez. Tu boca sabe a mí y me exita aún más. Ahora es mi turno, y bajo tu cuerpo, besándolo. Lamo tus pezones duros y te escucho respirar hondo. Alcanzo tu pene y lo tomo en mi mano. Lo siento pulsar. Tomo un testículo en mi boca, recorriéndolo con mi lengua y te escucho gemir, un ruido que me hace temblar con deseo.

Te miro en los ojos mientras te tomo en mi boca. Veo puro placer cuando cierro mis labios alrededor de tí. Sientes lo caliente y humeda que está mi boca, y empiezo a chuparte de verdad. Subo y bajo mi cabeza sobre tí, usando mi mano para jugar con tus testículos. Tus manos estan en mi pelo, y estas moviendo tus caderas para culear mi boca. Uso mi lengua en la parte sensible de tu pene bajo la cabeza, elicitando más gemidos de tí. Mis labios siguen deslizando sobre tu pene, y te siento crecer aún más en mi boca. Por fin, me subes de tu pene, y me dices que quieres ir a la cama. Esa es buena idea debido a que el agua de la ducha se ha puesto frío.

Tomas mi mano y vamos a la cama, completamente mojados. Otra vez, tu boca está poseyendo el mío y tu lengua está tocando mi lengua. Nuestras manos nos recorrimos el cuerpo del otro.

"Te necesito por dentro de mí," te ruego.

Después de haber hablado de este momento, imaginado como sería, y masturbado tantas veces pensando en estar penetrada por tí, ya es la realidad. Mueves tu pene sobre mi vagina, sintiendo cuán humeda que estoy. Lo mueves sobre mi clit y me sientes temblar con exitación. Entonces, siento tu pene entrando en mi vagina lentamente, estirándome. Cuando por fin estas completamente por dentro, pausas un instante para gozar del sentido de estar tan cerca, de estar una parte de mi cuerpo. Mi vagina involuntariamente contracta sobre tí y al oido me dices que me amas. Te miro profundamente en los ojos y te digo, "Te amo infinito, Benjamin." Con eso, empiezas a mover lentamente y pongo mis piernas alrededor de tu cuerpo. Cada vez que entras, siento tu pene contra mi clit, y aprieto mis musculos sobre tí. Estamos respirando muy hondo, y gimiendo mucho. Besamos locamente, y empiezas a mover más rápidamente, más fuertamente penetrándome. Te digo que quiero hacerlo en otra posición, y con eso movamos y me presento a tí en la posición de perro.

Al mirar mi trasero te escucho gemir, y me lo acaricias. Yo pienso que vas a entrarme inmmediatemente, pero me sorprendo a sentir tu boca otra vez en mi vagina. Me lames hasta que me sienta que no puedo aguantar más. Según, me entras en una moción fuerte que me hace jadear. De repente, las olas de mi orgasmo empiezan a consumirme y mi vagina está contractando muy rápidamente. Otra vez, estas entrando y saliendo muy rápidamente. Siento tu pene crecer y ponerse aún más duro dentro de mí y tú también empiezas a venir, la pasión consumiéndonos a la misma vez.

Es el orgasmo más grande de mi vida. Por fin, las olas nos pasan, y nos quedamos con los corazones latiendo muy fuertemente y rápidamente. Aún sientes las contracciones de mi vagina sobre tí. A la misma vez, nos decimos "Te amo." Siento que tengo la mejor suerte del mundo por haberte encontrado y por tenerte a mi lado por fin.

 

Click on the name for contact info and more works by Moniqui.
 
How good was this story?


[Garbage!!]


[Try Harder!]


[Average]


[Damn Good!]


[Amazing!!]


 

Home | Story Index | Contact Us | Other Sites

All contents Copyright 2000 by literotica.com.
No part may be reproduced in any form without explicit written permission.